Navidades en España: una experiencia para disfrutar

Descubra algunas de las tradiciones navideñas en algunas de las principales comunidades de expatriados de España. No podemos prometerle que Papá Noel lo visitará este año, pero podemos ayudarlo a aprovechar al máximo este periodo.

navidades en españa

La manera de celebrar la Navidad suele ser uno de los principales choques culturales para los expatriados que abandonan su país. Las tradiciones navideñas cambian radicalmente de un país a otro, como puede atestiguar cualquiera que haya pasado las Navidades disfrutando de una barbacoa en una playa de Australia o Sudáfrica.

Para aquellos que hayan perdido la costumbre de beber vino caliente o de contemplar las fogatas típicas del norte de Europa, el contraste no será tan pronunciado, aunque el sol a lo largo del año y la relajada atmósfera mediterránea hacen que el final de diciembre sea muy distinto. Si ha crecido soñando con “una blanca Navidad”, sentimos decirle que no la encontrará en la mayor parte del país. De hecho, si se encuentra en el sur, hará tanto calor que podrá salir fuera en camiseta. Existen otras costumbres a las que se tendrá que habituar.

Para empezar, olvídese de encontrar pavo en el menú. La comida de Navidad es diferente en cada región, desde langostinos en Madrid hasta canelones en Cataluña. Por otro lado, todo empieza un poco más tarde. Si quiere salir de fiesta para celebrar la Nochebuena o la Nochevieja, tenga en cuenta que la mayoría de los bares no abren hasta pasada la medianoche. Y, por supuesto, lo más increíble de todo: en España, no se reciben regalos un día, ¡sino dos! Tradicionalmente, los Reyes Magos traen regalos a las familias españolas el 6 de enero, el día de Reyes. Sin embargo, actualmente, el día de Navidad también se reciben regalos, debido a la influencia de la cultura anglosajona. A los padres les puede salir bastante caro.

Pero no se preocupe: hay otras tradiciones navideñas españolas que le resultarán más familiares. Encontrará luces navideñas, castañas asadas y belenes en cualquier ciudad o pueblo del país. La noche del 24 de diciembre, las familias se reúnen en la calle para cantar villancicos, y el ambiente es igual de jovial y acogedor que en los países del norte, aunque suele hacer menos frío.

En este blog, le presentaremos algunas de las tradiciones navideñas más importantes de las principales comunidades de expatriados. Aunque no podemos garantizarle que Papá Noel le visite a usted y a sus seres queridos este año, le podemos ayudar a aprovechar al máximo sus primeras fiestas navideñas en la península ibérica.

 

Navidades en España: Madrid

Si viene del extranjero, Madrid es la ciudad donde podrá vivir unas Navidades lo más parecidas posible a las de su hogar. Esta ciudad, con su arquitectura cosmopolita y majestuosa y su atmósfera refinada, ofrece el encanto de una Navidad en Londres, París o Berlín. Además, hace bastante frío en invierno, y es uno de los lugares de España donde puede nevar.

En España, Madrid es conocida por sus mercados navideños, sobre todo por el de la plaza Mayor, que no se puede perder. A las familias que disfrutan de un paseo por el centro de la ciudad, les recomendamos visitar Cortylandia, una gran feria navideña frente a El Corte Inglés, a un tiro de piedra de la plaza Mayor. Allí encontrará un coro de animales robots cantando villancicos: una escena que hará las delicias de los pequeños de la casa.

Después, tenemos una de las tradiciones navideñas españolas por excelencia: la lotería de Navidad del 22 de diciembre, una costumbre mucho más antigua de lo que parece a primera vista. Se celebró por primera vez en el siglo xix y es un evento que sobrevivió, incluso, durante la Guerra Civil y los años de la dictadura. Actualmente, el sorteo tiene lugar en el Teatro Real, en la plaza de Isabel II. Ese día, la zona se llena de familias ansiosas por ganar El Gordo o, al menos, emocionadas por formar parte de la experiencia.

 

Navidades en España: Cataluña

La lotería de Navidad se asocia, sobre todo, con Cataluña. Más concretamente, con el pueblo de Sort. Desde tiempos inmemoriales, este pueblecito de aire rústico ha sido venerado por sus propiedades mágicas (sort en catalán significa ‘suerte’). Por eso, cada año, jugadores de lotería acuden a Sort con la esperanza de que se les contagie algo de la suerte que lo caracteriza. El año pasado, la administración de lotería del pueblo vendió uno de los premios principales, por lo que se ha hecho aún más famoso.

Sin embargo, como era de esperar de personas tan orgullosas de sus costumbres como los catalanes, tienen su propia manera de celebrar la Navidad. En vez de escribirle una carta a Papá Noel, los niños catalanes golpean un tronco de madera conocido como Caga Tió. Parece ser que esta figura se remonta a la antigua Roma, una época en la que los troncos proporcionaban el calor necesario para pasar el invierno. Esta costumbre se sigue acogiendo con mucho entusiasmo en toda Cataluña. Los padres le pintan una carita al tronco, lo envuelven en una manta para esconder los regalos y animan a sus hijos a golpearlo con un palo hasta que, bueno, los evacúe.

¡Pero tranquilidad! No tiene por qué emular esta costumbre tan escatológica. Se puede empapar del espíritu navideño catalán con un simple paseo por los mercados que van brotando por el centro de Barcelona durante el mes de diciembre. El más antiguo de la ciudad es el de Santa Llúcia, una feria del siglo xviii ubicada en El Gótico, a un corto paseo de plaza Catalunya y de La Rambla. Así mismo, le recomendamos pasar por el mercado de la Sagrada Família, la emblemática basílica barcelonesa, y por Poble Espanyol, una reproducción a pequeña escala de monumentos españoles. En estos mercados, podrá adquirir árboles de Navidad, chocolate, figuritas de Belén e incluso caganers: figuritas de personajes famosos defecando.

Estos mercados ofrecen lo mejor de lo mejor de Barcelona y son especialmente populares entre los extranjeros que visitan la ciudad desde sus amplias villas en los alrededores de Barcelona. Pero hay otras muchas atracciones para disfrutar fuera de la capital. Sitges, una ciudad costera al sur, a poca distancia de Barcelona, recibe cada año a los visitantes de su mercadillo de invierno, una meca para los amantes de la artesanía, donde podrá encontrar lo mejor en diseño artesanal local. Si es lo suficientemente afortunado de vivir en una villa cercana junto al mar, encontrará todo tipo de adornos para darle a su casa un toque más hogareño. También vale la pena echarle un vistazo a Els Pastorets (‘Los Pastorcillos’), un espectáculo teatral que representa el nacimiento de Jesús a través de los ojos de quienes lo presenciaron.

Si reside en la zona de Girona, cerca de la costa, comprobará que la temperatura es mucho más baja y que los locales suelen ir vestidos con abrigos y guantes, ¡una escena muy familiar para todo aquel que venga de Reino Unido! A pesar del frío, los locales se resisten a quedarse en casa. Los gerundenses son muy activos y suelen salir a correr, practicar equitación o jugar al golf, por lo que las Navidades suelen celebrarse en el exterior. Una simple búsqueda en Google basta para unirse a una de las muchas carreras que se celebran en la época navideña, y las familias con hijos podrán visitar el Palau de Fires (‘Palacio de Ferias’), equipado con una pista de hielo y toboganes por los que deslizarse en trineo. Si le apetece un plan más relajado, puede visitar la feria de Navidad en la plaza de la Independència de Girona, que disfruta de la misma variedad y glamour que cualquier plaza de Barcelona.

 

Navidades en España: las islas Baleares

Se podría decir que las Baleares comparte muchas características con Cataluña Comparten una misma lengua y muchas tradiciones culturales. Pero, en Navidades, este soleado archipiélago disfruta de un encanto festivo único.

No encontrará un lugar con más encanto que Ibiza, una isla más conocida por su hedonismo veraniego que por sus inviernos cálidos y acogedores. Sin embargo, durante la temporada navideña, este lugar rebosa vida. Aunque se pueden alcanzar los 16 ºC, una temperatura parecida a la de Reino Unido en mayo o junio, la comunidad ibicenca coloca luces de navidad, una pista de hielo (que de alguna forma consiguen que non se derrita) e incluso una gran feria llamada Diverespai, llena de atracciones y actividades infantiles.

Aunque, posiblemente, el acontecimiento con más encanto es la cabalgata de Reyes, que tiene lugar el 5 de enero. La cabalgata, que desfila en la víspera de Reyes, es una de las tradiciones navideñas españolas más importantes y se celebra a lo largo y ancho del país. Sin embargo, el elemento “marítimo” de Ibiza le aporta una belleza especial. Los Reyes Magos inician su recorrido bajando de un barco decorado con motivos navideños, lo que crea una escena mágica que nunca decepciona a los más pequeños.

En Mallorca y Menorca, las fiestas son igual de exuberantes. Los mallorquines pueden escoger entre un amplio abanico de ferias y mercados. Nuestro acontecimiento favorito es la Fira de la Llet d’Ametla (‘Feria de la Leche de Almendra’), a mediados de diciembre, una feria gastronómica enorme que atrae a productores artesanos de toda la isla. Menorca alberga muchos mercados y le recomendamos las luces navideñas de Ciutadella, tan bonitas como las de la península.

 

Navidades en España: Valencia

Valencia es una de las ciudades que más rápidamente están creciendo de España, admirada por su vida urbana moderna y sencilla y sus cálidas temperaturas durante el verano. También tiene una manera única de celebrar la Navidad. De hecho, hace no tanto, las familias se reunían para celebrar las fiestas durante una semana, que culminaba con “la matanza del cerdo”, una tradición que, afortunadamente, ha ido desapareciendo a lo largo del tiempo.

Sin duda, los expatriados que residen en pisos modernistas o en villas idílicas junto a la playa también tendrán mucho que hacer en la temporada navideña. La enorme feria navideña, abierta durante diciembre y enero, es una opción ideal para familias. Otra alternativa es la Expojove, que ofrece actividades infantiles y conciertos.

Los que prefieran salir a admirar la ciudad, pueden optar por visitar el Ayuntamiento, convertido en un espectáculo de luces y colores, o dar un paseo por las numerosas ferias de Navidad. También le recomendamos pasarse a tomar algo por dos de las mejores chocolaterías de la ciudad: Santa Catalina y Chocolates Valor.

 

Navidades en España: Marbella 

Como hemos dicho anteriormente, las Navidades en España pueden ser un poco demasiado “tropicales” para aquellos que se hayan criado en el frío norte de Europa. Pero Marbella, con su gran comunidad de expatriados atraídos por los impecables resorts de golf y los increíbles áticos con piscina, ofrece desde hace tiempo una experiencia navideña norteña a pesar de su clima cálido, que aporta un toque soleado a las tradiciones navideñas españolas. Solo hay que acudir a la Fiesta del Invierno, celebrada el 17 de diciembre, una feria llena de eventos para pequeños y mayores, para experimentar de primera mano el espíritu festivo de los marbelleros.

Desde la plaza de los Naranjos, que se convierte en una fuente de color a mediados de diciembre, hasta la iluminación gigantesca y en forma de cono conocida como el Alumbrado, Málaga se transforma en la época navideña. Le animamos a dar un paseo por el parque de la Alameda para disfrutar de un espectáculo de luces navideñas. O, si le apetece un cambio de aires, puede bajar a la playa a cantar villancicos: una tradición navideña española en la que no podría participar en casa.

Vende o alquile tu propiedad rápido y al precio ideal

Disponemos de una creciente base de datos de clientes nacionales e internacionales que buscan comprar o alquilar propiedades en España, Andorra y Portugal. Nuestro equipo está experimentado en identificar los mejores compradores o inquilinos para tu propiedad, y así asegurar que podemos vender o alquilar tu casa rápido y al precio ideal.

Valoración inmobiliaria gratuita

Reciba gratuitamente el boletín informativo sobre nuestras propiedades

Unirse a la lista de distribución Unirse a la lista de distribución